sábado, 5 de julio de 2014

ALADA JUVENTUD Y LOS CREEDENCE




El era muy guapo, chico rubio con ojos azules. Ella  chica rubia de ojos verdes. Ella tenía 16 años. El 20. Solo hacían tres cosas: besarse, ir en la moto blanca con alas rojas de él y escuchar a los Creedence…

Cada día se dirigían a una montaña cercana a su ciudad.  Allí la naturaleza era testigo de sus juventudes…