viernes, 3 de marzo de 2017

ATMA



Creo que, una de las mejores decisiones que he tomado en  mi vida, ha sido la de levantarme cada día a las 5.30 de la mañana a meditar...Al principio me costaba, pero ahora mi cuerpo se despierta solo, un rato antes, pidiéndomelo...

Creo que es una tarea esencial a realizar en la Vida. Es la forma que conozco de Ser...

Quienes me conocéis, sabéis el mundo de la forma por el que me toca transitar, un mundo muy especial que pocos conocen y, al que gracias a la meditación siempre acudo sintiéndome acompañada...pues no son pocos los milagros acaecidos a ese otro lado...

Había meditado a los 30 años y a los 40, luego después de mi accidente, al no poder sentarme en el suelo dejé de hacerlo. Ahora he habituado a mi cuerpo a hacerlo sentada en un sillón y por la mañana temprano-otra diferencia- pues en tiempos lo hacia al atardecer...

Doy gracias al Sagrado Espíritu que me alimenta cada día, que hace sonar en mí su Música cuando logro encontrarle, tras apartar todos los estímulos de mi mundo externo,  que revolotean tratando de hacerme quedar en lo que no soy...

Como dice Yogananda es una cuestión de persistencia y entrega a LO QUE ES...

Conocí a Sai Baba cuando tenía unos treinta y cinco años. Fué una experiencia maravillosa, llena de devoción hacia la Infinitud del Ser  que habita en todos nosotros. Una experiencia llena de Belleza y plena de experiencias que durante años, muchos no entendieron. A veces, ni yo misma, pues han sido necesarios años para entender algunas de las cosas  que me dijo...

Solía aparecer en mis sueños dándome ciertas sugerencias, consejos, y otras cosas que sólo ahora comprendo...Aún me emociona recordarlo, allí en Prashanti Nilayam (La Morada de la Paz Suprema) , paseando, hablando, cantando con sus seguidores...los había de todas las razas, culturas, religiones e incluso ateos que querían tener contacto directo con él...

El llegó a mi vida de una manera sorpresiva. Andaba yo por aquel tiempo, en un grupo de psicología transpersonal, realizando una actividad que llamábamos Las Velas y, que realizábamos los viernes durante toda la noche...Uno de aquellos viernes se presento en la reunión un chico que acababa de llegar de Prashanti. Algo en mi resonó muy profundo y a los dos meses yo estaba en su Ashram...Tal como yo lo veo, El me había llamado a su encuentro...

Ánllels


https://www.youtube.com/watch?v=kvmNEi06weo