miércoles, 3 de agosto de 2016

Y NUESTRAS ALMAS FUERON LIMPIADAS


NUESTRAS ALMAS FUERON LIMPIADAS


Ni yo misma sospechaba la  que se me venía encima, cuando en mayo presenté mi libro en Madrid y, posteriormente,  me examinaba de guitarra y lenguaje musical de 2º curso, en sendas actuaciones en las que me gané el notable,  en el mes de junio. Menos mal que el aluvión de trabajo comenzó a mediados de junio y pude hacer lo anterior, porque si no....

Llevo desde mediados d junio trabajando diez horas diarias en mi puesto de trabajo, a una intensidad y velocidad que, no me permite  detenerme a comer o desayunar. Es lo que hay. Mis jefes me ofrecieron cambiar de puesto, hacer más visible mi trabajo y mis capacidades. Y ahí estamos, pues los comienzos hasta que todo se diseña , se tramita, se gestiona y se ejecuta, se lleva su buen tiempo...incluyendo muchos de mis sábados y hasta alguna parte del domingo. Para que luego digan que los funcionarios no trabajan...en todas partes hay de todo.

El día 25 de julio, gracias a Dios, levantada desde las seis de la mañana para rematar unas tareas, me voy a las nueve al retiro a darme un paseo...hace tiempo que no subo. Al llegar al Paseo de Carruajes, de pronto,  la energía más limpia de la que habitualmente me rodea me produce una sensación semejante a la fruición, al goce...la claridad de la Luz, más clara de la habitual ,  me llena y abre mis ojos de par en par...ahí mis ojos comienzan a llorar, mientras en el cielo se dibuja el Skyline que forman los árboles al tocarlo...Tengo un salto en el tiempo y me veo en Prashanti Nilayam, el hogar de Sai Baba, al que fuí varias veces y recuerdo como nuestras lágrimas brotaban nada más llegar  sin que nosotros -en aquél momento- supiéramos el  por qué... En aquel tiempo,  no sabíamos que nuestra alma se estaba limpiando y que las lágrimas indicaban ese brotar inefable de lo profundo...Y era verano...








Nota: Ya sabéis que Google+ , no me pone los +1, pero eso ya no importa...Gracias a los que estáis ahí siempre. Nos vemos la semana que viene...