viernes, 16 de octubre de 2015

¡¡AY, DIOS TUYO!!






Una vez tuve un jefe que se las traía...Un personaje de cuidado. El caso es que muy a menudo había algunas personas, en especial mujeres que  salían de su despacho llorando...o con ganas de pedir la baja.
Ante esa  situación se me ocurrió ir metiendo a la gente en mi despacho y ponerles esta canción mientras permitía que se desahogaran...Se iban con otro ánimo...











https://www.youtube.com/watch?v=EtCb50NnqTg