lunes, 13 de abril de 2015

LA MELODIA DE LO INFINITO







                  La semana anterior, la tuve cargada  de experiencias intensas, por motivos variados ...una semana de encuentros, muchos encuentros. Todos han sido entrañables...mi sobrino ( al que adoro)  , una  amiga   escritora   a la que conocí recientemente, con la que inicié una conversación que lleva ya  dos semanas de duración y lo que quede, el cariñoso mensaje de un par de buenas amigas felicitándome por un poema  publicado en el blog   El Cielo en la Tierra- , los reencuentros en el entorno Sierpes Madrid  y la llegada de Emilio Carrillo como colofón...

                  Emilio, como  un Gran Torero en su plaza...llegó, brilló, cantó su Canción Íntima de Amor y nos dejó a todos Volando.....Se derramó en una secuencia amorosa de notas, acordes, arpegios, anacrusas, armonías y melodías....tocando La Melodía del Infinito...La Sinfonía del Amor Eterno...


Nunca había sentido una conferencia suya tan potente, por lo menos a nivel energético...el corazón se me abrió desde los primeros segundos....o quizá yo ya lo traía así y me resonó muchísimo...me encanta que Emilio hable de mirar al conductor, más allá de lo aparente; que hable del Amor más allá de lo emocional; más allá del tiempo, como energía que sobrepasa la temporalidad de la 3D........y eso ELEVA mucho...se le preguntó si el Amor traspasaba más allá de la muerte, yo me sonreí...Se habló de nuestros seres queridos fallecidos que están con nosotros, volví a sonreir...( Hay una entrada mía titulada Sentir un ángel - el 12 de noviembre del 2014 - dedicada a esa compañía ); también habló - entre otras cosas- de la importancia de conocer los dones y talentos q cada uno tiene y de compartirlos...aunque esto por más q Emilio lo diga, siempre hay quien no parece enterarse y continúe una y otra vez comparándose con los demás, juzgando, envidiando...esto denota   falta de visión interna y superficialidad...

           ...Recuerdo que, antes de la conferencia, de camino al colegio donde dió la charla, haciendo el trayecto en el metro, en uno de esos largos pasillos, me encontré con un guitarrista al que me detuve a escuchar...me llamó la atención que tocara la guitarra eléctrica sin púa y me paré ... Estuve hablando un rato con él, compartiendo algunas cuestiones técnicas...nadie se paraba, estábamos los dos solos, el tocando o hablando conmigo...tocaba cosas tan bonitas que a mí me costó marcharme y retomar  mi camino...aunque hice varios intentos...estuvo tocando "Escalera Al Cielo", sonaba tan precioso que no podía alejarme...al final, después de casi  hacernos amigos,.. jeje... le tuve que decir:" por favor, toca algo feo para que me pueda marchar"...él se reía mientras yo escuchaba la música ...

                Después de la charla y del millón de abrazos que Emilio dió ( y que hubo q esperar religiosamente abrazo a abrazo , minuto a minuto, segundo a segundo, a que acabara... los del círculo sierpes  mordiéndonos las uñas hasta el codo..jajaja...deseando que acabara y llevárnoslo pa nosotros , a nuestro huerto..jajaja),  continuó la tarde-noche, de manera más íntima entre amigos -y ahí  con su habitual gracia andaluza y su inagotable generosidad,  Emilio hizo las delicias de un público entregado, nosotros.

             

               Emilio, querido ,  cuánto es de agradecer  tu Luz, tu Compartir, tu Entrega, tu Cercanía, Tu Gracia y tu Cariño...Y se te quiere tanto en esta plaza , Madrid, que ya esperamos y anhelamos el próximo encuentro...porque¡¡ ERES UNA GOZADA PARA EL ALMA!!. Gracias, gracias, gracias...